¿Qué es el dinero fiat?

Es la moneda de curso legal emitido por un banco central del gobierno de un país, monedas como el dólar, el euro, libra esterlina entre otros constituyen dinero fiat; puesto que se basan en la confianza de la población a ese estado o país. Muchos se cuestionan en la sociedad, si el dinero emitido por los bancos centrales aún mantiene su confianza como respaldo para efectuar intercambio de valores.

El dinero fiat, proviene del latín “fiat”, que significa “hágase o que así sea”. Tiene ese nombre porque existe por decreto, u orden de una autoridad que gobierna una determinada región. El dinero fiat no se puede cambiar por oro o plata y no tiene un respaldo real. Es importante entender cómo ha ido evolucionando el intercambio de productos y servicios. Un ejemplo reciente es el euro, que aparece en enero de 2001 como la moneda de curso legal de la Unión Europea y es aceptado en sus países miembros por acuerdo de ley de los estados miembros.

Dinero Fiat

Cambios de tendencias de intercambio a dinero Fiat

Históricamente el dinero era un instrumento con valor intrínseco y las monedas valían su peso en el metal que estaba elaboradas. Con la evolución de las sociedades, las monedas contenían un metal valioso como el oro o plata, y su valor era proporcional a la cantidad de metal que contenían, posteriormente, las monedas se elaboraron con otros metales menos valiosos,  pero que representaban cierta cantidad de plata u oro depositado en los bancos. Con la aparición del papel moneda aparecieron las primeras formas de billetes que eran certificados por cierta cantidad de oro disponible en los bancos emisores de ese billete, llamándose a esta relación, patrón oro. Tras la segunda guerra mundial se acordó el uso del dólar estadounidense como moneda de referencia a nivel global, garantizándose su respaldo en oro. Pero el patrón oro se quiebra en 1971, con el presidente Richard Nixon, por lo que el dólar pasó a convertirse en un elemento fiduciario, poniendo fin a la época del patrón oro a nivel mundial, convirtiéndolo así en dinero fíat, sin valor intrínseco pero con un valor legal propio.

Desde ese momento el dinero dejó de ser fiduciario, dinero con respaldo, por el valor atesorado por el Gobierno que lo imprime y pasó a convertirse en dinero fiat, un dinero sin respaldo tangible, tan solo tiene un valor atribuido por convenio con el gobierno que lo respalda. El dinero como tal cumple cuatro funciones básicas: una medida de valor, un instrumento de intercambio, medio de pago y reserva de riqueza.

¿Cuánto vale el dinero Fiat?

El dinero fiat vale como moneda de intercambio en el comercio local e internacional. Actualmente no hay otro medio de pago aceptado como uso de operaciones comerciales que el dinero fiat, pero este concepto se ha comenzado a caer con el surgimiento de las criptomonedas, al convertirse poco a poco, en el dinero digital, un medio de confianza para el comercio internacional. El dinero actual es una medida de valor, un instrumento de intercambio y un medio de pago, pero no sirve como reserva de riqueza, esto debido a la inflación provocada por la emisión excesiva de billetes por parte de los bancos centrales de cada país. Únicamente los gobiernos tienen el poder de emitir dinero fiat, pero los bancos lo pueden crear más y más de acuerdo a las políticas económicas de cada país. En este sentido los precios del oro, plata y otros instrumentos como el Bitcoin, han experimentado un incremento en relación a las monedas fiat con el paso del tiempo.

 

¿Qué determina si una moneda es Fiat?

El elemento esencial para determinar que una moneda pueda considerarse dinero fíat, es su uso obligatorio en una jurisdicción por imposición de una ley de curso legal o ley de curso forzoso. En la medida una moneda genere confianza y un gobierno la establezca como moneda de curso legal, esta se convierte en moneda fiat.

 

 

¿Qué es el dinero fiat?
Valora este post

Advertencia sobre riesgos: invertir en monedas digitales, títulos, acciones y otros valores, materias primas, divisas y otros productos de inversión derivados (por ejemplo, en contratos por diferencias o “CFD”) es una actividad especulativa y conlleva un elevado nivel de riesgo. Cada inversión es única y conlleva riesgos únicos.

Los CFD y otros derivados son instrumentos complejos y conllevan un elevado riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Usted debería plantearse si comprende cómo funciona una inversión y si puede permitirse asumir el elevado riesgo de perder su dinero.

Las criptomonedas pueden experimentar grandes fluctuaciones en sus precios, y por consiguiente no son apropiadas para todos los inversores. Operar sobre criptomonedas no es una actividad que esté supervisada por ningún marco reglamentario de la UE. Las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, cualquier historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Su capital está en riesgo.

Cuando opera sobre acciones su capital está en riesgo.

La rentabilidad pasada no es una indicación de resultados futuros. Salvo que se indique lo contrario, el historial de trading que se muestre tendrá menos de 5 años y podría no ser suficiente como base para tomar decisiones de inversión. Los precios pueden tanto subir como bajar, pueden fluctuar ampliamente, usted podría estar expuesto a fluctuaciones en la tasa de cambio de las divisas y podría perder la totalidad de la cantidad que invierta o más. Invertir no es adecuado para todo el mundo; asegúrese de que ha comprendido en su totalidad los riesgos y los aspectos legales involucrados. Si no está seguro(a), busque asesoramiento financiero, legal, fiscal y/o contable independiente. Este sitio web no proporciona asesoramiento en inversiones, financiero, legal, fiscal ni contable. Algunos enlaces son enlaces de afiliados. Para más información, lea en su totalidad nuestra advertencia sobre riesgos y exención de responsabilidad.