Malasia realiza redadas a mineros criptográficos por robo de electricidad

Según informes de noticias locales, dos operaciones de minería de criptomonedas lograron desviar más de 600 000 dólares en electricidad durante los últimos tres años.

Imagen de racks de servidores para minería de criptomonedas
Las autoridades locales han trabajado constantemente para descubrir instalaciones de minería criptográfica que están robando electricidad en el estado de Johor desde 2018.

Las autoridades locales del estado malasio de Johor han cerrado dos operaciones de minería de criptomonedas que han logrado robar más de 600 000 dólares en electricidad en los últimos tres años.

Según un informe publicado esta mañana por The Star, un medio de comunicación local, la redada fue una operación conjunta liderada por la Comisión de Energía (ST) con Tenaga Nasional Berhad (TNB), el Inland Revenue Board y el Ayuntamiento de Iskandar Puteri, en la que se detuvo a los responsables del robo de más de 600 000 $ en electricidad.

Un director regional de la Comisión de Energía del país, Nazlin Alim Sadikhi, reveló que una de las operaciones de minería criptográfica estaba equipada con 100 plataformas y había estado operando 24/7 durante tres años consecutivos. La otra, tenía 48 plataformas y estuvo extrayendo criptomonedas durante dos años seguidos.

Si bien los propietarios consumían casi 20 000 dólares en energía por mes, solo pagaban entre 7 y 14 $ cada mes a la comisión de energía del país.

Sadikhi explicó que las operaciones fueron posibles porque se instaló cableado ilegal. Esto permitió a los operadores aprovechar la fuente de alimentación directamente, sin tener que pasar por el medidor provisto por el TNB.

Las operaciones de minería de criptomonedas que obtienen electricidad ilegalmente, particularmente para minar bitcóin, son un problema continuo en el país, a pesar de que Malasia da la bienvenida a la minería y el comercio de criptomonedas.

Como parte de su dedicación para ayudar al crecimiento de la industria emergente, el organismo de control del país tiene planes de desarrollar un marco regulatorio para los proveedores de monederos que se integrará en su legislación existente para las criptomonedas.

Según el artículo 37 de la Ley de suministro de electricidad de Malasia, las personas que roben electricidad en algún lugar que no sea una “instalación doméstica” en más de una ocasión, se enfrentarán a una pena máxima de 1,2 millones de dólares o 10 años de prisión.

The Star escribió que las personas detrás del robo pueden enfrentar 10 años de cárcel o una multa máxima de 240 000 dólares si son culpables de los cargos.

El Ing. Mohd Satari Mohamad de TNB reveló que, a lo largo del año, las autoridades locales han logrado allanar 90 instalaciones similares, elevando el número total a 288 desde el año 2018.

Los datos de junio de 2019 indican que el TNB había perdido más de 25 millones de dólares en costos eléctricos, y una redada particularmente productiva que ocurrió en agosto de ese año destruyó 33 operaciones que robaron 760 000 dólares en electricidad.